INTENCIONES

20070221214549-jorge-algora-en-set-032.jpg

Lo primero que me interesó de “El niño de barro”, fue el personaje en el que se inspira el guión: Cayetano Santos Godino “El Petiso Orejudo”. Un demente que comenzó sus ataques a los diez años, mató por simple placer a cinco niños, lo intentó con otros siete, fue detenido a los dieciséis y la historia lo ha convertido en leyenda. 

Defendiendo la idea de que los agresores se apoderan, en parte, de la vida de sus victimas, por eso el protagonista de mi película no es Cayetano, sino “el niño de barro”, uno de los menores a los que torturó y que, por su naturaleza especial, quedó “conectado” con él.

Este planteamiento me permite crear un espacio, “las pesadillas”, que utilizo como elemento expresivo y para no tener que mostrar  las escenas más duras de agresión a los menores…  Los sonidos nos hacen imaginar el resto.  

Los habitantes de “El niño de barro” están indefensos ante la desigualdad y la injusticia. En su mundo es creíble la aparición de monstruos que actúan a sus anchas con total impunidad. Ninguna luz señala el final del túnel. 

He buscado la tensión, la angustia y la sorpresa. Sumergir al espectador en una atmósfera desasosegante, en la que se recortan los empeños inútiles de los protagonistas y el vacío adquiere el más elocuente de los significados.  

Mi preocupación por los niños victimas, torturados, utilizados sexualmente… Los convierte en el motivo principal de la película.  

Cuento algo que ocurrió en Buenos Aires en 1912  pero las noticias, que hoy llenan las páginas de los diarios, en cualquier lugar del mundo,  nos demuestran que los motivos para las pesadillas, siguen estando ahí. 

Jorge Algora.

Director de “El niño de barro”



Estadisticas de visitas

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)