Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2007.

INTENCIONES

por Jorge Algora el 21/02/2007 21:45, en EL NIÑO DE BARRO

20070221214549-jorge-algora-en-set-032.jpg

Lo primero que me interesó de “El niño de barro”, fue el personaje en el que se inspira el guión: Cayetano Santos Godino “El Petiso Orejudo”. Un demente que comenzó sus ataques a los diez años, mató por simple placer a cinco niños, lo intentó con otros siete, fue detenido a los dieciséis y la historia lo ha convertido en leyenda. 

Defendiendo la idea de que los agresores se apoderan, en parte, de la vida de sus victimas, por eso el protagonista de mi película no es Cayetano, sino “el niño de barro”, uno de los menores a los que torturó y que, por su naturaleza especial, quedó “conectado” con él.

Este planteamiento me permite crear un espacio, “las pesadillas”, que utilizo como elemento expresivo y para no tener que mostrar  las escenas más duras de agresión a los menores…  Los sonidos nos hacen imaginar el resto.  

Los habitantes de “El niño de barro” están indefensos ante la desigualdad y la injusticia. En su mundo es creíble la aparición de monstruos que actúan a sus anchas con total impunidad. Ninguna luz señala el final del túnel. 

He buscado la tensión, la angustia y la sorpresa. Sumergir al espectador en una atmósfera desasosegante, en la que se recortan los empeños inútiles de los protagonistas y el vacío adquiere el más elocuente de los significados.  

Mi preocupación por los niños victimas, torturados, utilizados sexualmente… Los convierte en el motivo principal de la película.  

Cuento algo que ocurrió en Buenos Aires en 1912  pero las noticias, que hoy llenan las páginas de los diarios, en cualquier lugar del mundo, 

... (... continúa)
No hay comentarios. Comentar. Más...

DE COMO JUAN CIANCIO SE CONVIRTIÓ EN, “EL NIÑO DE BARRO”.

por Jorge Algora el 28/02/2007 20:09, en EL NIÑO DE BARRO

20070228200937-maribel-verdu-y-juan-ciancio-con-el-director-jorge-algora.jpg

Viernes, primera semana de rodaje. Es de noche y esta preparado el efecto de lluvia. Nos encontramos en una de las calles de San Antonio de Areco, rodando una de las secuencias más duras e impresionantes de “EL niño de barro”, todo el equipo, guarda silencio, parapetado en el interior de los camiones o en las carpas montadas para protegernos de la lluvia y el frío.

Juan Ciancio, mi protagonista de 11 años, aparece acompañado por el equipo de vestuario y maquillaje. Viste con uno de esos pijamas, enteros de época, como los del Western. Cecilia Monti, la jefa de vestuario, me dice que para conseguir el aspecto que necesito, el niño se deberá revolcar en los charcos de la calle, doy e visto bueno con la preocupación de saber lo desagradable que le va a resultar al chaval, a pesar del neopreno térmico que lleva por debajo.

Le transmiten la orden y Juan, sin dudarlo ni un segundo, comienza a revolcarse por el suelo, como si se tratara de un juego en un parque temático.  De pronto se levanta y me grita, con las manos arriba: ¡Jorge! ¡Aquí tienes a “tu niño de barro”!

Walter Rippel, mi director de casting argentino, era el encargado de encontrar al protagonista, tenía que ser un niño, que respondiera a estos planteamientos previos:

MATEO MONTERO (11 años)

Arg

... (... continúa)
Hay 7 comentarios. Más...

¿Buscas algo?

Utiliza este buscador:

Si no encuentras lo que buscas escrbenos un comentario.

Enlaces

Algunos sitios recomendados

Secciones

Todas las secciones del blog